El experimento científico de la clase de Tecnología que se convirtió en un protocolo de ventilación

Graciela invierte gran parte de su energía en luchar contra una enfermedad grave y avanzada, pero ahora se ha visto obligada a entregar un poco de la que le queda para otra batalla: la del abandono administrativo. Esta madre residente en Pontevedra sufre una patología cuyo tratamiento provoca inmunodepresión. Con esto en mente, sus médicos le entregaron un certificado en el que recomiendan que el colegio en el que estudia su hijo Gael, de nueve años, busque alternativas a la educación presencial. Sin embargo, pese a que la madre entregó el documento médico al centro, el Praza de Barcelos ha abierto a la familia un expediente de absentismo escolar. “Si mi hijo trae el virus del colegio, podría ser letal para mí. No es que me hagan la vida difícil, me la hacen dolorosa”, lamenta Graciela. La Xunta de Galicia admite que no es el único caso de familias con miembros vulnerables a la covid-19 que ha sido expedientada por no llevar a clase a los niños y ha creado comisiones provinciales para revisarlos.

Seguir leyendo

Fuente Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Jorge Boix Tremiño .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Hostingtg.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies