El fenómeno QAnon como síntoma

En la era de la transparencia, en la que cualquier conjetura puede ser desmontada en cinco minutos, lo lógico sería que una teoría tan descabellada como la de QAnon muriera de inanición al poco de ser lanzada, o como mucho malviviera en sumideros minoritarios de excéntricos antisistema. Pero la lógica de Internet lleva justo a lo contrario. A que la más peregrina de las teorías de la conspiración pueda extenderse y cruzar fronteras hasta alcanzar millones de adeptos en poco tiempo. Y también en poco tiempo estar en condiciones de influir en algo tan decisivo como pueden ser las próximas elecciones presidenciales norteamericanas.

Seguir leyendo

Fuente Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Jorge Boix Tremiño .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Hostingtg.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies