El Gobierno descarta el confinamiento pese a que varias autonomías y expertos lo reclaman por el auge de contagios

Más de 38.000 contagios reportados el miércoles; 35.800 el jueves; 40.200, el viernes. El coronavirus campa a sus anchas por España y el margen de maniobra para frenarlo se agota. Tras la relajación de las medidas —y de su cumplimiento— durante las Navidades, las autonomías vuelven a apretar con restricciones más duras para contener esta tercera ola. Los tambores de un confinamiento domiciliario suenan con fuerza, pero nadie se atreve a dar el paso: es la medida más eficaz contra la expansión del virus, pero los daños laborales, sociales y mentales de aplicarla son muy altos. Varios líderes regionales lo han pedido al Gobierno e incluso Ciudadanos ha ofrecido su apoyo para modificar el decreto de estado de alarma y activar un cierre total. Entre los expertos, el debate está abierto, aunque la mayoría de los epidemiólogos consultados avalan un confinamiento duro y corto. El Gobierno, no obstante, es tajante: “No contemplamos un confinamiento domiciliario”, ha insistido este sábado el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Seguir leyendo

La incógnita de la variante británica

Cualquier previsión de los epidemiólogos se queda en agua de borrajas si la variante del virus detectada en el Reino Unido, mucho más contagiosa, entra en juego. Las autoridades insisten en que no es la responsable del auge de la curva epidémica y que no juega un papel capital en el incremento de contagios. Aunque admiten su preocupación si esta variante llega a imponerse. “Si la cepa británica empieza a jugar y es como dicen, se complicarán mucho las cosas”, avisa Peiró. Los contagios podrían multiplicarse exponencialmente, lo que dejaría al sistema asistencial, ya muy tensionado, a los pies de los caballos.

Algunos expertos sostienen, de hecho, que puede estar más extendida de lo que se conoce. “Todas las comunidades van empeorando. La variante británica tiene que estar circulando más de lo que pensamos. Lo de Navidad ha sido un caos, porque no ha habido un plan único y se ha hecho demasiada chanza con las restricciones. Pero achacar todo este aumento a la conducta individual no puede ser. La variante británica tiene que influir”, valora Molina Cabrillana.

Fuente Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Jorge Boix Tremiño .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Hostingtg.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies