El virus doblega a Estados Unidos

La última vez que Julie Kjorsvik vio con vida a su padre, los separaba un cristal. Donald Mansfield, de 77 años, reposaba su cuerpo en una silla de ruedas cuando lo trasladaron a la entrada del recinto. Del otro lado, sin previo aviso, lo esperaban sus tres hijos y sus nietos. La mayor, hija de Julie, vestía un traje de novia. Venían de celebrar su boda junto a un río, en una zona rural de Ellensburg, en el Estado de Washington. La joven eligió el sitio en honor a su abuelo, un exmarine de la Armada que había pasado más tiempo dentro que fuera del agua. Donald apoyaba sus manos en el cristal y sus familiares hacían lo propio para engañar a la mente y sentir que se tocaban. “Sonreía, pero podía ver que por dentro su corazón estaba roto”, recuerda Julie. Su padre había ingresado en el geriátrico después de sufrir un paro cardíaco seguido de una rotura de cadera. Meses después, en julio, una enfermera del recinto dio positivo por coronavirus, lo que derivó en un brote. Estados Unidos ha superado este martes las 200.000 muertes.

Seguir leyendo

Fuente Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Jorge Boix Tremiño .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Hostingtg.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies