“Era una bomba de relojería”

“Se me caen dos lagrimones porque esto era precioso. Me falta uno de los tres mastines, pero al menos las gallinas se han salvado. Macho, es todo muy triste”. Juan Manuel García está rodeado de una alfombra negra que sepultó su campo y que ahora se pierde en el horizonte. Huele a chamuscado en un paisaje con laderas sin verde ni animales y donde aún se atisban columnas de humo. Ahora García solo puede acceder desde La Zarza (Huelva) a su finca campo a través, porque el puente que salva un riachuelo se derrumbó entre el infierno de las llamas, “como un horno cociéndose”, describe entre cenizas.

Seguir leyendo

Fuente Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Jorge Boix Tremiño .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Hostingtg.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies