La excepción sueca

Suecia da un giro de timón. El Gobierno del país escandinavo ha decidido dejar atrás la tan criticada estrategia de las recomendaciones y en las últimas semanas ha empezado a anunciar prohibiciones de ciertos comportamientos con el objetivo de frenar la expansión del coronavirus. La primera medida, que entró en vigor el viernes pasado, consiste en la prohibición absoluta de la venta de bebidas alcohólicas a partir de las 10.00 de la noche, una restricción que durará hasta febrero. La segunda, aplicable a partir de este martes, limita a un máximo de ocho personas las reuniones en espacios públicos y durará, como poco, cuatro semanas. Justo para Navidad, aunque el ministro del Interior, Mikael Damberg, no descarta que se extienda entrado 2021.

Seguir leyendo

‘Autocovid’, parques y redes sociales

El epidemiólogo nacional sueco, Anders Tegnell, que forma parte de la Agencia de Salud pública, un ente independiente del Gobierno (este debe seguir sus directrices técnicas, algo sacrosanto en la cultura nórdica), cree que las grandes restricciones no son sostenibles en el tiempo y aboga por medidas más laxas, que tengan más durabilidad y se hagan más soportables a la sociedad. Es algo que lo repite desde que en primavera fue acusado de perseguir la inmunidad de grupo, algo que siempre ha negado.

“Muchos países ahora intentan hacerlo un poco como lo hemos hecho en Suecia. Casi ningún país está cerrando colegios, por ejemplo. (…) También nosotros hemos aprendido mucho [de otros países] como por ejemplo hacer recomendaciones localizadas a ciertos territorios específicos”, explicaba la semana pasada Tegnell en una conversación telefónica con la agencia Reuters.

Y así es. Las 25 regiones del país han ido tomando diferentes medidas en función de su situación y del desarrollo de la pandemia. Así, por ejemplo, Dalarma (en el oeste) recomienda evitar cualquier espacio interior; en la estratégica isla de Gotland (mar Báltico) han cerrado los parques; en Skania (sur) han instalado ‘autocovid’ para reforzar el sesteo de posibles positivos; en Västerbotten (noreste) han iniciado una campaña para vacunar de la gripe a toda la población mayor de 65 años; en Östergörland (suroeste) el esfuerzo lo han puesto en las campañas de concienciación hacia la juventud a través de, sobre todo, las redes sociales; y las dos grandes ciudades, Estocolmo, la capital, y Gotemburgo, han prohibido las visitas a sus residencias de ancianos, especialmente castigadas por la pandemia.

Fuente Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Jorge Boix Tremiño .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Hostingtg.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies