La provincia que produce más aguacates y mangos de Europa busca agua

Los 3.000 vecinos de Fuente de Piedra (Málaga) llevan cuatro años sin poder beber agua del grifo. El acuífero principal que nutre su red se agotó y cuando se pinchó más profundo bajo tierra, el agua se volvió salada: demasiado nivel de cloruro. “Ha sido un cúmulo de factores, como la escasez de lluvia en la última década y la agricultura, que consume mucha agua”, resume su alcalde, Siro Pachón. Cada martes y viernes llegan al pueblo los camiones cisterna con el agua potable.

Seguir leyendo

La epidemia de los acuíferos ilegales

Una plaga silenciosa esquilma los 761 acuíferos españoles identificados: los pozos ilegales, que los expertos cifran en un millón. Amparados en la falta de inspectores y la facilidad para ocultarlos, muchos agricultores sacan agua sin permiso y el 25% de las masas de agua subterránea, que acumulan 48.000 hectómetros cúbicos, están en mal estado cuantitativo por sobreexplotación, según estimaciones oficiales.
De los 63 acuíferos de la Cuenca del Segura, 20 están sobreexplotados, según la confederación de dicha zona. Sus inspectores impusieron 771 sanciones el año pasado por captaciones ilegales de agua, un centenar más que hace cuatro años. La tendencia al alza en Murcia es compartida en Andalucía, donde solo en el valle del Guadalquivir los inspectores iniciaron 1.106 expedientes en 2016, que se elevaron a 1.687 en 2018 y a 1.512 en 2019. “En Murcia ya hay pozos para riego a 600 metros. Mientras quede un litro de agua en el subsuelo, los agricultores lo sacarán”, critica Francisco Casero, presidente de la Fundación Savia.
Doñana, patrimonio de la humanidad, es la punta de lanza de este fenómeno ilegal por el que los empresarios de la fresa han robado agua durante años y que ha provocado que la Comisión Europea denuncie a España ante el Tribunal de Justicia de la UE. “Desde que se detecta un pozo hasta que llega la Guardia Civil para cerrarlo pueden pasar siete años si el agricultor apura los resortes legales”, ejemplifica Víctor Cifuentes, jefe de planificación de la Confederación del Guadalquivir. La Junta andaluza ha rechazado opinar para este reportaje.
¿Cómo se ha llegado a esta situación en Andalucía? “Con el agua muy barata, muy poco control de la Junta y la confederación para frenar a los lobbies del regadío, regantes y alcaldes, y muy poco esfuerzo desde el agricultor. Habría que reducir los regadíos un 20% hasta 2030 del Tajo hacia abajo”, analiza Joan Corominas, de la Fundación Nueva Cultura del Agua y exdirector de la Agencia Andaluza del Agua.

Fuente Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Jorge Boix Tremiño .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Hostingtg.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies