Madrid, capital de la confusión

Patricia y Álvaro, de 21 años, se abrazan a las diez de la mañana en el aeropuerto de Barajas, fantasmal y solitario, con dos terminales cerradas. Ella se va a Alemania a estudiar Música y no sabe cuándo volverá, él sabe seguro que no podrá ir a verla. Ella toca el fagot y él, el violín. Hay otras despedidas en la acera desierta y son en silencio, no hay gente ni bullicio. Están en la puerta porque a él no le dejan acompañarla, aunque ella tiene problemas de espalda y lleva un certificado, pero nada. Quizá se vean en Navidades. “Volveré si se puede”, dice ella. “Yo me quedo aquí encerrado”, lamenta él. Se les ve tristes. Hablan de Madrid como de un lugar claustrofóbico, hostil, de futuro incierto.

Seguir leyendo

Fuente Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Jorge Boix Tremiño .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Hostingtg.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies