Ni leer los labios, ni acercarse para oír mejor

Roberto Martín se topó con una nueva barrera cuando volvió en septiembre a su trabajo como camarero en un restaurante de Madrid. La ilusión de este joven, de 24 años y sordo desde niño, por recuperar una rutina perdida tras cinco meses de ERTE y una cuarentena se desvaneció al tomar nota a un cliente el primer día. “Con mascarillas no puedo leer los labios y necesito hacerlo para comunicarme”. Dedicó un tiempo a explicar cómo deben hablarle, pero ya nada es igual que antes. Se sentía ajeno en su propio trabajo. Su historia es común a la de más de un millón de personas que padecen algún tipo de discapacidad auditiva en España, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Seguir leyendo

Fuente Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Jorge Boix Tremiño .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Hostingtg.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies