No hay futuro, vuelve el Cojo Manteca

Algunos de los que se horrorizan ante las escenas de violencia callejera en Barcelona, Madrid o Linares, protagonizadas por jóvenes encapuchados o que se hacen selfis a cara descubierta entre contenedores en llamas, fueron jóvenes con camisetas del Che, que quisieron tomar los campus emulando a Dani el Rojo y presumían de haber corrido delante los grises. La rebeldía juvenil, que bebe del idealismo pero a menudo muta en furia destructiva, es un fenómeno recurrente en la historia. La mayoría de revolucionarios de ayer fueron madurando, o aburguesándose, y muchos son hoy profesionales, directivos o concejales, dueños de un piso o de un chalé adosado.

Seguir leyendo

Fuente Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Jorge Boix Tremiño .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Hostingtg.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies