Sal sobre la herida de la desigualdad: el coronavirus agranda la brecha económica

En la farmacia de la esquina hablan francés, inglés, turco, árabe, bereber y definen así a la población del barrio: “Empobrecida”. Dicen que ya no les quedan existencias de oxígeno, que las personas mayores han arramplado con ellas y dan alguna explicación de las pésimas cifras: “La gente no hace caso de las medidas de distanciamiento. Y hay muchos jóvenes”. Fuera, se ve un edificio en ruinas con las ventanas reventadas junto a un solar desnudo. Tras un cartel que advierte a los peatones de que “el uso de mascarilla es obligatorio” nace una bulliciosa calle que parece sacada de la otra orilla del Mediterráneo, pero pasada por agua. Se funden los comercios de aire oriental con viejas mansiones resquebrajadas.

Seguir leyendo

Fuente Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Jorge Boix Tremiño .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Hostingtg.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies