Sin abrazos en la puerta del colegio ni pillapilla en el recreo

La excepcionalidad del nuevo curso escolar no pasa solo por un cambio de paradigma en las clases con la creación de grupos burbuja o la combinación de la enseñanza presencial con la telemática. Las medidas de seguridad impuestas por la pandemia han obligado a muchos centros a habilitar, transformar y reutilizar espacios de los que ya disponían o a ocupar otros ajenos que les han cedido, con más o menos premura, Ayuntamientos y otras instituciones para favorecer los desdobles, impartir asignaturas no troncales o disponer de más zonas para los recreos y las clases de educación física.

Seguir leyendo

Fuente Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Jorge Boix Tremiño .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Hostingtg.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies