Un estudio muestra que los test sin rastreo eficaz de contactos son insuficientes para frenar la oleada

Las personas con menos recursos económicos ha sido la más golpeada por la pandemia. Doblemente: más contagios y más desigualdad. Durante el confinamiento, los más vulnerables tenían que exponerse más por las características de su empleo, a veces como trabajadores esenciales, o por la falta de ingresos estables. Y tras la desescalada, también son los más expuestos a las infecciones. Lo muestra de nuevo un estudio publicado en Nature que saca sus conclusiones del movimiento de 100 millones de estadounidenses en las diez ciudades más pobladas del país. Esos datos anónimos de desplazamientos y visitas a locales, cruzados con los números reales de brotes, demuestran que su día a día es más arriesgado que el de las personas con más ingresos. Pero, además, esos datos también permiten diseñar una nueva normalidad en la que se proteja especialmente su salud, y la economía, sin poner en riesgo la curva epidemiológica.

Seguir leyendo

Fuente Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Jorge Boix Tremiño .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Hostingtg.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies