Varias comunidades propondrán al Gobierno un toque de queda para frenar los contagios de coronavirus

Los instantes más inquietantes, por no decir terroríficos, de un toque de queda son los que preceden al momento en que todo el mundo tiene que estar en casa. En el Bagdad de los saqueos, en el año 2003, o en Kabul poco después de la caída de los talibanes, en 2001, cuando el sol empezaba a flaquear las calles se vaciaban cada vez con mayor premura, mientras los cierres de los comercios sonaban por todas partes. Durante un tiempo solo circulaban coches a toda velocidad entre patrullas militares cada vez más nerviosas. Luego toda la ciudad se convertía en una silenciosa tierra de nadie. Resulta difícil olvidar las espeluznantes escenas de Desaparecido, el filme de Costa Gavras, en las que Jack Lemmon, incapaz de llegar a casa a tiempo, pasa una noche entera escondiéndose bajo el toque de queda impuesto por Pinochet en Chile.

Seguir leyendo

Fuente Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Jorge Boix Tremiño .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Hostingtg.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies